Ponerse en Movimiento

Moverse es más que salir a rodar, es una decisión que nos invita a conocernos en distintos contextos.

Ubicarnos en otro lugar, nos impone desde el inicio descubrir qué somos capaces de hacer y hasta dónde podemos llegar. Puestos fuera de coordenadas y lejos de nuestra zona de confort un universo de posibilidades se abre.

Cada vez que nos movemos generamos un cambio, estamos tratando de ir con lo que construimos un poco más allá. Seguir adelante con los pocos o muchos recursos que tenemos, tratando de llegar más lejos, descubriendo en cada movimiento nuevos paisajes.

Pero el movimiento no sólo es nuestro, el universo también hace lo suyo, y nos coloca muchas veces en lugares impensados, e inevitablemente tendremos que hacer uso de todas nuestras destrezas para adaptarnos a la genialidad de ser nosotros improvisando.

Cada acción, cada paso, cada bocanada de aire, cada recorrido, cada viaje, es una carrera que iniciamos con la convicción de saber que algo bueno nos traerá. Esa debería ser la premisa, creer que todo es posible y que lo posible será algo bueno.

1 comentario