Viajar: picarse el boleto

Viajar es sacar un boleto con recorrido programado y al mismo tiempo abierto a lo imposible. Conocer un lugar es llegar con algunas cosas que sabemos de antemano y la incertidumbre de todo lo que desconocemos.
 
Viajar es estar preparados para dejarse sorprender. Es saber que en ese tiempo estaremos dispuestos a la aventura de vivir un cuento del que solo tendremos memoria los que estuvimos ahí.
 
Cada lugar que elegimos, distinto y particular, nos plantea la posibilidad de llegar y contactar con la gente que lo habita para vivir una experiencia que te conectará directamente con esa ciudad.
 
Cuando llegamos a un destino nuevo, somos atravesador por las ganas de absorber cada detalle, cada gesto particular, todo lo que nos parece ajeno y lejano, y todo aquello que en algún punto sabemos perfectamente reconocible. Algunas cosas solo se alcanzan recorriendo el camino.
 
Los viajes siempre son una buena excusa para saber más de vos.-